Skip to main content
en flag
zh flag
fr flag
ja flag
ko flag
es flag
Listen To Article

La semana pasada me senté encaramado en mi lugar favorito, donde el árbol caído se encuentra con árbol de pie. Las ramas Y del árbol caído salen de donde se cruza con el árbol todavía de pie y son lo suficientemente bajas como para subir y caminar hasta el punto de encuentro, un cómodo asiento sobre el suelo que cae en una colina abajo. Nuestro calendario de Adviento de la iglesia nos había ordenado salir, encontrar un lugar tranquilo, y sentarnos durante diez minutos, escuchando, mirando, morando en la presencia de Dios. Así que después del almuerzo me dirigí a Duncan Woods, un pequeño parque boscoso que es lo suficientemente grande para que olvides que estás en medio de la ciudad, y seguí el camino hasta la colina.

Un árbol para que alguien se sienta como un niño de nuevo.

Pon el temporizador durante diez minutos, puse mi teléfono dentro del bolsillo de mi abrigo, y me senté. Hemos tenido un sol maravilloso y milagroso estas últimas semanas en West Michigan, y este día no fue diferente. El rojo marrón de las hojas caídas, el verde de los pinos — todo era brillante, vivo y cálido. Era pacífico, pero ciertamente no lo era. Parecía que todas las ardillas de Duncan Woods se habían reunido en esa ladera para un concurso de búsqueda de bellota. Ellos crujían las hojas secas, saltando de troncos caídos, todos menos su cola desapareciendo mientras cavaban, se desplazaban y buscaban, sólo para sacar sus pequeñas narices, saltar de nuevo sobre el tronco, dar un gran olfatear y saltar de nuevo. La definición misma de industriosa. Las ardillas no eran las únicas carroñeras en esos bosques. A la deriva del sendero en la parte inferior de la colina llegaron las ansiosas y entusiastas voces de los niños haciendo lo único que los niños hacen ahora en Duncan Woods, buscando rocas pintadas. No sé si esto es tan importante donde vives, pero aquí en Grand Haven se ha convertido en algo así. He pintado rocas, escondí rocas, busqué rocas, aunque descubrí que soy bastante inútil cuando se trata de encontrar rocas. Sobre todo he acompañado a mi amiga y a sus dos hijos en busca de rocas y estoy al tanto de las exclamaciones de la máxima alegría al descubrir un flamenco, una berenjena o, si tienes suerte, un troll.

Te reto a encontrar una mejor representación de la alegría.

Ahora, yo diría que incluso un niño de cuatro años sabe que una roca, incluso pintada, no es el premio más emocionante del mundo. Pero en realidad no se trata de la roca. Es sobre el hallazgo de ella. El resultado inesperado, aunque trabajó para,. La sorpresa y el deleite de encontrar algo que has estado buscando, sin saber exactamente qué terminaría siendo ese algo. Así es con Dios. Mientras escuchaba a los buscadores, tanto de niños como de ardillas, pensé en el sermón que acababa de predicar sobre la parábola del Portero en Marcos 13. Jesús dice a sus discípulos que permanezcan alerta, que vigilen la puerta, los sentidos aumentados, los ojos escaneando el horizonte en busca de cualquier signo de Cristo. Y les dice que trabajen, cada miembro de la casa lleva a cabo sus tareas asignadas mientras esperan a que el maestro regrese.

Es una buena parábola para la temporada de Adviento, sobre todo porque este año en particular llega a su fin. Sabemos esperar bien. Todos estamos esperando. Para un nuevo año (porque 2021 no puede ser tan malo como 2020, ¿verdad?) para una vacuna, para que las cosas vuelvan a una apariencia normal. Y la espera suele llamar nuestra atención hacia adelante, hacia algún tiempo futuro, con una mentalidad de «si podemos llegar a este punto, las cosas volverán a estar bien». Pero la Parábola del Portero nos llama a una espera activa. Nos llama a trabajar mientras esperamos, y a mirar mientras trabajamos. Porque en Adviento proclamamos la gran doble verdad de nuestra fe — Cristo ha venido; Cristo vendrá de nuevo. El Señor está aquí, y viene en plenitud. Lo que significa que aun mientras esperamos, si estamos atentos mientras realizamos las tareas a las que nos ha llamado, lo encontraremos. Fleming Rutledge lo dice así: «El Señor ha venido — él vendrá. La vida de la iglesia cristiana se encuentra y vive en la intersección de esos dos advenimiento. Y mientras tanto, «el Ser Time», como lo llama W. H. Auden, nos mantenemos despiertos, como el portero, observando señales de su presencia en los lugares más improbables y en las personas más improbables. Nos tomará por sorpresa cada vez, pero estaremos listos para reconocerlo cuando se haga conocido».*Al final de un año que ha sido largo y duro, puede parecer una cosa absurda buscar alegría. Pero tengo la corazonada de que debido a que el año ha sido largo y duro, la alegría de hecho puede ser más fácil de encontrar, porque estamos tan listos para recibirla. Una semana inusualmente luminosa y soleada en diciembre. Una tarjeta de Navidad de alguien muy lejos. La indulgencia de los chocolates Lindor. Y las personas cuyas voces llevan hasta nuestros lugares de posada, recordándonos cómo suena el entusiasmo, el entusiasmo y la esperanza. Gente que nos muestra cómo es la perseverancia. Que bañan a otros con bondad aunque su propia vida se ha llenado de tristeza. Que persisten en la esperanza, aunque toda la evidencia los lleve a la desesperación. Ningún niño sabe exactamente qué roca está buscando. Es una sorpresa cada vez. Pero sabes que una roca pintada cuando ves una, y la alegría está en el hallazgo, está en la sorpresa.

Puede que no sepamos cómo Jesús va a aparecer en estos días oscurecidos. Pero si estamos mirando, lo conoceremos cuando lo veamos. Lo reconoceremos cuando aparezca de manera sorprendente e inesperada, en los lugares más improbables y en las personas más improbables. Y habrá alegría en el hallazgo. Porque, después de todo, encontrar a Jesús es recordarle que nunca se fue realmente, que él es Dios-Con-Nosotros; él es Emmanuel. *Fleming Rutledge, Adviento: La Venida Una vez y Futuro de Jesucristo (Grand Rapids, Eerdmans, 2018) pg. 267

Laura de Jong

Laura de Jong serves as pastor of Second Christian Reformed Church in Grand Haven, Michigan.

7 Comments

  • Jan Zuidema says:

    Moved. Again. Thank you on this foggy, boggy morning.

  • RLG says:

    Thanks, Laura, for this article that gives hope in these unprecedented times of hardship. While you are encouraging Christians to be hopeful because Christ is on his throne ruling in behalf of his people, there are other Christians telling fellow Christians to prepare for a period of great tribulation In fact, according to some dispensationalists, we have already entered that period (seven years) of tribulation, we may have already seen glimpses of the anti-Christ, whether it be Trump or Biden. So buckle up, were in for a rough ride. Christ’s 1,000 year reign, according to such Christians is not present, as Reformed Christians believe, but not till after the return of Christ at the end of this tribulation. And after all, there is little evidence that Christ is sitting on any throne. So are they right? Should we be hopeful or fearful.

    So many Christian perspectives. So many Christian explanations of these difficult times. Which is the genuine conspiracy theory? So much superstition to Christianity. Thanks, Laura, for brightening our picture with a message of joy.

  • Jane Vroon says:

    As always so beautifully put! Many thanks and blessings.

  • Thank you. That was beautiful. A great reminder ❤️

  • David Hoekema says:

    Thanks for reminding us to direct the eyes of our spirits upward and outward, not inward and downward.
    And here in the Sonoran Desert we have no custom of hiding painted rocks but the joy that suffuses Creation showed itself in an amazingly vivid and lasting rainbow this morning, following overnight rain showers (the first rain in many weeks).

  • Daniel J Meeter says:

    Your posts are always quietly sustaining. Thank you.

  • Shawn F says:

    Reading this today has sure been extremely helpful. Weaving in how God’s presence is seen during your quiet time with God and in the joy of a child is beautiful. Thank you for your words of encouragement during this season of uncertainty and how we can wait eagerly for our long awaited King, Jesus Christ. Will be looking forward to your next posts in the new year.

Leave a Reply