en flag
nl flag
zh flag
fr flag
de flag
ja flag
ko flag
ru flag
es flag
Listen To Article

Acción de Gracias en noviembre todavía me parece un poco extraño. En el «norte verdadero, fuerte y libre» Acción de Gracias se celebra a principios de octubre, libre del impacto de villancicos de Navidad y la amenaza de nieve (generalmente). Pero no soy uno de los que mira un caballo regalo en la boca. Si tengo que celebrar dos fiestas de Acción de Gracias y comer dos grandes fiestas, supongo que estoy bien con eso. Durante los ocho años que estuve en la escuela me dirigía a casa en octubre, y luego a la casa de un amigo en noviembre. Pero como ni mi hermano ni yo fuimos a casa el pasado octubre, y como ninguno de nosotros puede ir a casa para Navidad, y como mi primo se casa mañana en Grand Rapids, todos han descendido a mi casa durante la última mitad de esta semana para celebrar dos acciones de acción de gracias en uno, y para celebrar la Navidad en tan solo para una buena medida.

Y esto me hace pensar en muchas cosas.

Estoy pensando en mi familia, la alegría de estar todos juntos, y cómo tres días es demasiado corto.

Estoy pensando en la emoción de una boda, de ver a una familia extensa, y cómo perderemos a la gente que no estará allí.

Estoy pensando en el caos y el latigazo navideño de predicar Acción de Gracias, asistir a una boda, intercambiar regalos de Navidad y comenzar Adviento el domingo.

También estoy pensando en la reunión de administración que tuvimos el lunes por la noche y todas las «tareas pendientes» resultantes que estarán listas para encontrarme en cuanto todos se vayan.

Y estoy pensando en mis amigos y feligreses, algunos de los cuales están entrando en la temporada de vacaciones tambaleándose de nuevos diagnósticos de cáncer, otros que están lejos de casa en las instalaciones de tratamiento, otros cuya familia se reunirá alrededor de ellos mientras se encuentran en una cama de hospicio, la distancia entre el cielo y la tierra se convierte en menos distante por el día.

Y todo esto me hizo pensar en un poema que mi abuelo escribió. No sabemos cuándo lo escribió, sólo que era probable algún momento después de que se retirara en 1992. El poema fue encontrado por sus hijos la mañana de su funeral en 2004, en un libro autopublicado de poemas enterrado en una caja en un armario. No creo que ninguno de ellos lo haya leído antes.

Opa y yo, alrededor de mediados de los 90.

Y mientras pienso en la familia, el trabajo, las penas, y Acción de Gracias, este poema seguía apareciendo en mi cabeza. Mi padre, coleccionista de historia familiar, grabó el poema tal como fue leído por mi tío en el funeral. Vale la pena escuchar, sobre todo por la hermosa colisión audible de la risa y la tristeza.

Mi Opa tampoco habría celebrado Acción de Gracias en noviembre. Pero en su poema con el nombre de ese mes, la acción de gracias abunda.

noviembre

El camino entre

Orangeville y Listowel

se extendía delante de mí,

infinitamente.

Una fina llovizna oscurecida

los campos arados

a ambos lados de la carretera.

Miserable, indurable,

clima francamente repugnante.

royendo

en la memoria

de campos bañados por el sol,

un sol de la mañana brillando

a través de hojas de plata

de abedules al lado de un

Feliz lago Ontario.

Mi radio del coche no estaba

de buen humor tampoco.

Robos de CBC Toronto

dudó en cruzar

el betún del resplandeciente

camino interminable que he viajado.

La música era Wagner,

Pesado, prepotente, Wagner.

Una voz alta flotando en un

inmensa orquesta, quejándose

la miseria del mundo.

¡Un centavo por mis pensamientos!

¡Aún no ha visto nada!

Tales señales externas de

miseria, hizo estragos con

la masa interna de suave

materia grisácea ondulante

debajo de mi cráneo.

Pensé en papá,

ochenta y cinco, accidente cerebrovascular,

hogar de ancianos, incapaz de

comunicarse.

Me preocupaba nuestra hipoteca.

a punto de ser renovado, murmuró

algunas palabras poco amables, en el

dirección general de Ottawa.

Pensé en...

¡Entonces sucedió!

El cielo, el cielo, el cielo

¡Se desangró!

Por delante de mí... he aquí y mierdo,

Palmerston en la luz del sol deslumbrante!

Como si estuviera en cua,

el programa de radio cambió.

Un vals de Viena de repente

uno - dos - tres a través de

mi furgoneta, y me sentí como

bailando sobre el camino

utilizando la línea central

como guía.

Como ciudadano respetuoso de la ley

simplemente no haces un

cosa como esa

Por supuesto.

Sonreí.

Me reí en voz alta.

Nadie te ve de todos modos.

en la carretera

entre

Orangeville y Listowel.

Imagina,

imaginar lo que el sol eterno

de la gracia de Dios

puede hacer a nuestras vidas.

-Herman de Jong

Laura de Jong

Laura de Jong serves as pastor of Second Christian Reformed Church in Grand Haven, Michigan.

3 Comments

  • Rowland Van Es says:

    Nice poem. I’m not usually a fan of poetry but your Opa’s hit all the right notes and made me wish I’d known him and glad that you did. Thanks for sharing. We need to be more grateful for everyone in our lives and every good meal we get to share together with friends and/or family these days.

  • Daniel J Meeter says:

    Thanks, I enjoyed this on this American Thanksgiving morning. Just the other night a Manitoban living in the States told me that he likes American Thanksgiving better, because you get a couple days, and there’s all kinds of paradoxical good and bad stuff mixed in with it, while Canadian Thanksgiving feels like just another long-weekend-Monday. That’s just him, but I thought some of you could relate. I do love the image in Opa’s poem of the music changing with the sky, how the externals express the inwards so often while driving two-lanes.

  • Carol Sybenga says:

    Laura, I always look forward to your writings here and was especially moved by what you wrote today. Your Opa’s poem even brought tears to my eyes as I envisioned him on the road that November day. He described it so well….dark and dreary fields and then the sky opening up in brightness…. And I laughed as well because I knew your Opa and could just see him enjoying that moment. He was a great story teller – he was my grade 6 teacher as well as my piano teacher and so I heard plenty of his stories – even remember a few of them 🙂 So thanks for sharing this today and Happy US Thanksgiving to you and your whole family who gather this weekend!!

Leave a Reply