en flag
nl flag
zh flag
fr flag
de flag
ja flag
ko flag
ru flag
es flag
Listen To Article

Mis médicos me han dicho que puedo ayudarme en mi lucha contra el cáncer linfático eliminando el azúcar de mi dieta, comiendo más frutas y verduras, y haciendo ejercicio. Así que he estado tratando de hacer exactamente eso.

Eliminar el azúcar ha sido el cambio más difícil de hacer. Soy un niño que esperaba Halloween más que Navidad y se lamentó de entrar en sexto grado porque significaba que era demasiado viejo para engañar o tratar. Pero los gustos cambian. Hace unos días, encontré una barra de chocolate con leche a medio comer en el armario y decidí terminarla. Fue asqueroso dulce, casi desagradable sabor.

Mi dieta consiste ahora principalmente en los llamados superalimentos: arándanos, batatas, aguacates, frijoles garbanzos, lentejas, espinacas y brócoli. He estado comiendo tanto brócoli que mi piel se está volviendo verde, y he estado dando muchos paseos.

Mis paseos se han convertido en una delicia inesperada. Habiendo sido corredor toda mi vida, siempre sentí que caminar era una forma inferior de ejercicio. Pero ahora estoy descubriendo que ese no es el caso. Al igual que correr, caminar me mueve a un nivel más profundo de conciencia de mi cuerpo y de su dependencia del mundo que me rodea, desde el aire que respiro hasta el agua que bebo hasta la comida que como, y el hecho de esta dependencia despierta en mí un sentido de la presencia de Dios en los dones del orden creado. A diferencia de correr en el que el agotamiento pronto abruma y apaga mi mente, caminar la libera, y mis pensamientos vagan lejos y vagan por completo. A menudo encuentro que estoy hablando con alguien. Me tomó un tiempo darme cuenta de que estaba rezando.

Uno de mis paseos favoritos me lleva de mi casa en State Street hacia el este por la calle 24 a un parque, la antigua casa de la familia Albertus van Raalte, el fundador de Holanda, Michigan. El parque cuenta con una red de senderos que serpentean por bosques y a lo largo de un arroyo.

Este otoño me di cuenta de que las manzanas habían caído en lugares a lo largo del camino. Cuando me detuve y miré a mi alrededor, me di cuenta de que el bosque había crecido y a través de un viejo huerto de manzanas. Unos pocos manzanos habían sobrevivido y estaban haciendo lo que Dios los había creado para hacer, dejando caer su fruto independientemente de que alguien estuviera allí para comerlo o no.

Me detuve a recoger una manzana. Los gusanos habían excavado en algunos de ellos y los animales habían masticado otros. Pero encontré uno bueno y comí un bocado. Tenía una dulzura salvaje al respecto. Pude probar y ver la bondad del aire, el agua, la tierra y el sol que lo había producido. Me sentí profundamente conectada con el mundo que me rodea y agradecida de ser parte de tal abundancia. Sólo tenía la intención de tomar un bocado, pero con hambre me lo comí hasta su núcleo sórdido.

Me quedé allí por un tiempo bajo ese viejo manzano con núcleo de manzana en la mano. Este momento, todos nuestros momentos realmente, son gruesos; están llenos de mucho más de lo que somos capaces de captar. La manera bíblica de decir esto es que el mundo está lleno de la gloria de Dios — el significado raíz de la gloria es «gruesa» o «densa».

Mis pensamientos iban desde la manzana hasta el huerto cubierto y finalmente hasta el Jardín de Dios. La Escritura ofrece muchas imágenes de Dios que nos ayudan a invocar y acercarnos al Inefable. En la tradición reformada, la imagen preferida es Soberana y los creyentes han probado desde hace siglos sus ricas posibilidades. Pero hay otras imágenes igualmente ricas que ignoramos en la tradición reformada.

Uno de estos es Gardener. Desde el principio hasta el final, desde los primeros capítulos del Génesis hasta los capítulos finales del Apocalipsis, las Escrituras retratan a Dios como un Jardinero y la creación misma como el Jardín de Dios. Dios se deleita en la belleza y abundancia del jardín y se deleita en alimentar a todas las criaturas de Dios (cf. Salmo 104). Pero Dios desespera cuando la desobediencia humana desporea y ensucia el jardín. Dios se desespera cuando «la tierra se llora, y todos los que habitan en ella languidecen, cuando no sólo los seres humanos, sino las bestias del campo, las aves del cielo, y aun los peces del mar son quitados» (Oseas 4:3).

Las palabras de Oseas adquieren un significado añadido hoy. Una vez más la tierra se llora y todos los que habitan en ella languidecen. Esto es bien conocido por cualquiera que se preocupa lo suficiente como para mirar la evidencia científica. Y los poderes saqueadores continúan reinando aparentemente sin control. Muchos de nosotros que escuchamos estos gritos de luto estamos luchando por encontrar esperanza en medio de nuestra languidez. Entonces, ¿dónde se encuentra la esperanza? Tal vez en lugares inesperados.

El Jardín de Dios todavía tiene el poder de deleitarse. La dulzura de una manzana en un huerto cubierto todavía tiene el poder de abrir un corazón a los dones de la creación y llenarlo de acción de gracias y compasión por un mundo maravilloso. Un corazón lleno de acción de gracias es la semilla de los nuevos cielos prometidos y de la nueva tierra.

Esta reflexión proviene de una próxima autobiografía espiritual, Tratando de ver la vida a través de: lugares gruesos y delgados, en la que indago el grosor de las experiencias cotidianas para encontrar rastros de la presencia de Dios.

Tom Boogaart

Tom Boogaart recently retired after a long career of teaching Old Testament at Western Theological Seminary in Holland, Michigan.

9 Comments

  • Daniel J Meeter says:

    Thank you. God as gardener. (Like Sam Gamgee.) I like the “world is thick” stuff. On Sunday I talked about thin places, a concept in the air right now, but I really like the image of thickness. That’s good, thick and thin.

  • stan seagren says:

    Thank you Tom! We need a diversity of images of God these days.
    I look forward to your spiritual autobiography.

  • Jane brown says:

    Thank you for taking us on a walk with you-to enjoy the glory of God all around us
    and the beauty and wonder of physically being able to walk

  • John Kleinheksel says:

    Love the “Garden” metaphor. Chapter one in my “Mortals and Mystery, Metaphors of Meaning for the Journey”.

  • RLG says:

    Great article, Tom. Spoken like a true deist. Sounds a lot like David of the Old Testament who praised the God of creation, even though his sins were great. And still David is called a man after his own heart. May we also find room to praise and honor the God we see daily in his created order. Thanks, Tom, for the encouragement.

    • Henry Ottens says:

      Might be time to look up the definition of deist, Roger.

      • RLG says:

        Thanks, Henry. My dictionary defines deism as, “belief in the existence of a God on the evidence of reason and nature only, with rejection of supernatural revelation (distinguished from theism).” This particular article reinforces deism in that Tom appeals to the wonder of God in creation apart from any particular religion or supernatural revelations. Creation, itself, is the revelation of God. David of the Old Testament drew attention to and displayed his affection for the God he saw in creation on many occasions. And, of course, Christianity had not even entered the historical scene till long after David’s existence. Deism is a philosophy rather than a religion such as Christianity and therefor allows for more flexibility. In other words it doesn’t have a Bible or a Koran or a Book of Mormon that defines its beliefs. I hope that helps, Henry.

        • Henry Ottens says:

          Surely Thomas Boogaart is more orthodox than Thomas Jefferson, child of the Enlightenment. Deistic thoughts, perhaps, but a deist? I doubt the label fits.

          • RLG says:

            I agree with you, Henry, that Tom is likely more orthodox in his Christian faith than what his article itself might let on. My reference was to his article and not to Tom. The article of itself lends itself well to fitting in with the likes of Thomas Jefferson or Albert Einstein.

Leave a Reply