Skip to main content
en flag
nl flag
zh flag
fr flag
de flag
ja flag
ko flag
ru flag
es flag
Listen To Article

Le pregunté a mi novio sobre qué debería escribir esta semana. «Comunicación», bromeó. «Qué odiosos son los hombres. Cómo las relaciones requieren tanto trabajo». Me reí. Y a la mañana siguiente le dije: «Estoy escribiendo sobre comunicación y cómo las relaciones requieren tanto trabajo. Omitiré la parte de los hombres odiosos». Él y yo hemos hablado mucho esta semana sobre cosas grandes y duras. expectativas. Estilos de comunicación. Los desafíos de las citas a larga distancia. Todo el equipaje que llevamos cada uno que está siendo dragado por estar en estrecha relación con otra persona. (Y permítanme decir, para que no te preocupes por nuestra comunicación, que lee y «Oks» cualquier blog en el que lo mencione antes de que sube.) Todo buen trabajo. Pero todo lo cual nos deja sentir más cerca y mejor capaces de estar en relación entre nosotros. Que es, después de todo, el objetivo. Es la verdad que todos sabemos: las relaciones comprometidas simplemente toman trabajo. Sabemos que es el caso de las relaciones románticas. Y amistades. Y familias. Pero me pregunto si pensamos esto sobre la iglesia. ¿Consideramos nuestras relaciones dentro de la iglesia con ese mismo nivel de compromiso? ¿Nos comprometemos entonces a hacer el arduo trabajo de la comunicación veraz para que esas relaciones prosperen? Hace unos días, Steve Mathonnet-vanderwell escribió un ensayo profundo y honesto para el Reformed Journal sobre nuestros amigos que son «adyacentes a la iglesia», no antitéticos a la iglesia, pero que tampoco están dispuestos a unirse. Escribe sobre algunas de las razones por las que este podría ser el caso, y una de esas razones que plantea es el miedo a la comunidad y al compromiso. «Es evitar lo tangible», escribe, «la vulnerabilidad de lo personal, la pesadilla de los comités, la mezquindad de las personas, el temor de una cosa más en horarios ya sobrellenados que hacen que la gente se aleje de la iglesia». Por supuesto, reconoce, no son solo las personas no eclesiales las que pueden ser reacio al compromiso. Si somos honestos, ¿cuántos de nosotros vemos hoy en día la iglesia como una opción de muchos en lugar de una comunidad a la que estamos profundamente vinculados, o la vemos como un lugar al que vamos a adorar, pero que no actúa como nuestra comunidad principal? Y si no estamos profundamente unidos a este grupo de personas, ¿por qué haríamos el trabajo de una comunicación dura y desordenada y la construcción de relaciones? Nosotros, la gente de la iglesia puede estar igual de deseosa de mantener las cosas sueltas y no vinculantes. Igual de evitar conflictos. Igual de dispuesto a dejar que las cosas mientan, a no comprometerse, a no dragar las cosas y a superar nuestras heridas, nuestros conflictos, nuestros profundos anhelos y decepciones. Porque oh hombre, hacerlo es agotador. Pero, por supuesto, no enfrentar el equipaje, las heridas, los anhelos, las decepciones, no hace que esas cosas desaparezcan. Nos enfrentamos a ellos de forma diferente. Los pastores y los líderes de la iglesia se enteran de las quejas de segunda mano, escuchan hablar de «algunas personas» que tienen opiniones, que están angustiadas, que temen la dirección que se dirigen las cosas, pero nunca escuchan a esas personas mismas. Covid ha presentado a la gente una buena oportunidad de simplemente escapar, desapercibida al principio hasta que alguien señala que no han regresado, dejando a los líderes de la iglesia preguntándose: «¿Por qué?» Interactuamos gratamente con alguien durante meses antes de descubrir que, de hecho, está bastante molesto por algo que hicimos o dijimos, dejándonos confundidos e infirmes. Ahora, para que no parezca que me queje, los pastores también son perfectamente culpables de esto. Tal vez más. Después de todo, tenemos puestos de trabajo en juego. Inclinarse en el conflicto, enfrentar a alguien que nos ha lastimado, abordar una situación difícil o simplemente ofrecer nuestra opinión sobre un asunto controvertido puede ser muy aterrador. ¿Quién sabe qué problemas provocará eso? No es que los pastores no se hayan quemado una y otra vez por compartir sus pensamientos sobre asuntos políticos, políticas de Covid o sexualidad humana. No, es mucho más fácil dejar pasar las cosas (aunque nadie lo deja pasar realmente), no hablar ni hablar, y simplemente seguir predicando buenos sermones, visitando a la gente en el hospital y manteniendo a la gente generalmente aplacada durante todo el período de nuestro mandato. Mucho más seguro proteger lo que decimos, para no dar realmente a nuestras congregaciones a nosotros mismos (¿y no siempre nos han dicho que este es el buen curso de acción?) Sin embargo, el problema de frenar, no ir hacia el conflicto, no hablar del tema, es que, al hacerlo, no damos a la gente la oportunidad de responder. Estancamos cualquier posibilidad de pasar por la dificultad y hacia un mayor sentido de conexión y comunidad. Dejamos que el resentimiento hierva y crezca. Uno de los temas de conversación de la semana pasada con mi novio fue mi tendencia a no hablar inmediatamente cuando algo me molesta. Me siento en él, y lo proceso durante unos días, y luego le presento una explicación perfectamente pulida de lo que está mal y por qué creo que está sucediendo y lo que creo que podemos hacer al respecto. Como era de esperar, esta no es su cosa favorita. «No quiero pulido», dice. «Dame la oportunidad de estar en la conversación contigo. No me roben eso». ¿Cuánto nos estamos robando mutuamente una buena y verdadera relación, conexión y pertenencia al no permitir que las personas entren en la conversación con nosotros? ¿Por no ser honesto, no inclinarse en el conflicto, por no decir lo que realmente pensamos, por no invitar a responder? ¿Es tan honestidad y vulnerabilidad agotadoras? Mucho es así. ¿Es necesario que un cuerpo de iglesia prospere? Creo que lo es. ¿Soy ingenuo al pensar que tal honestidad y vulnerabilidad en una congregación es posible? ¿Existe, de hecho, cierta sabiduría para frenar las cosas? ¿Son nuestras iglesias demasiado grandes para buscar ese tipo de intimidad y comunidad? Tal vez. O tal vez estamos en una posición única para ser exactamente ese tipo de comunidad porque nos llama un Dios que dice: «Vamos, discutamos», un Dios que nos invita a conversar, que nos invita a entablar una relación.

Laura de Jong

Laura de Jong is a pastor in the Christian Reformed Church. After seminary she served as the pastor of Second CRC in Grand Haven, Michigan, before moving back to her native Southern Ontario where she is currently serving as Interim Pastor of Preaching and Pastoral Care at Community CRC in Kitchener. 

11 Comments

  • Kathryn VanRees says:

    So good, Laura! Thank you. And your boyfriend and you are winners.

  • Daniel Meeter says:

    “I don’t want polished.” My poor kids, my patient, long-suffering wife.

  • Dana R VanderLugt says:

    Yes! Unpolished and messy is so hard. But better. But did I mention, hard? Thanks, Laura!

  • Coni Huisman says:

    This article blessed me, Laura. It was the struggle I was experiencing – what to say and how much to say, what not to say, and how to say. In retrospect, I believe the results of carrying through in upfront, open communication are beneficial. But the task can be difficult and painful. It seems to me that without open communication in the church in a safe environment, a sense of community will struggle to thrive.

  • Jack Ridl says:

    Thank you. Messy is hard and not knowing, then learning, I am messing up is an awakening I need over and over. Scary.
    Again thank you.

  • Jan Zuidema says:

    Perfectly said! The relational part of being a congregation together is hard, yet the one I am convinced that the Lord admonished us to be because of its witness to the power of the gospel message. When we remain in love together, even when we have disagreements, hurt each other, and act just as imperfectly as those outside the church, we bear a great testimony to the power of the gospel to transform us. Sometimes it takes vulnerability, humility, and grace to remain in covenant with those whom we would like to consider as enemies. Thank you for calling us to a higher goal.

  • Lynn Setsma says:

    Thanks for this. I think much depends on personality type. Because of confronting colleagues, my relationships deepened with them. Many family members and friends would never do this. Good to challenge us.

  • David Sikkema says:

    Thanks Laura. I needed to hear those words. “Messy” is not easy for me but I need to learn it or work at it. I needed to know years ago what you and your boyfriend know now. Blessings on that relationship.

  • George Vink says:

    Well put, once again, Laura!
    Avoiding hard conversations comes so easily, but has so many difficult consequences….at least that’s my experience of 45+ years in church ministry.

  • Harvey Kiekover says:

    I’m blessed by this in-depth look at relationships. Thank you, Laura.

Leave a Reply